CMAyud

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Arista del/los Murciélago/s - 30 de julio 2010

E-mail Imprimir PDF

Esta clásica de la escalda / alpinismo en el Pirineo, suele estar en la agenda de la mayoría de los montañeros. Abierta en sepbre del año 1962 por Manolo Ansón, Alberto Rabadá, Luis Alcalde y Julián Vicente, es una estética línea por la que ascender hasta el Pico Aspe de 2.645 m de altitud (o Pico de la Garganta). Éste pasado viernes, Enrique, Diego y Carlos Ara nos acercamos a dormir al final de la pista de Aisa, para el sábado de madrugada acercarnos a esta arista y poder disfrutar en ella.

Vista de la cre...
Vista de la cresta Vista de la cresta
Largo de la 1ª ...
Largo de la 1ª aguja Largo de la 1ª aguja
Largo de la 2ª ...
Largo de la 2ª aguja Largo de la 2ª aguja
Rapel
Rapel Rapel
Travesía del to...
Travesía del torreon Travesía del torreon
Largo final al ...
Largo final al torreon V+ Largo final al torreon V+
Destrepe y paso...
Destrepe y paso divertido antes de la cima Destrepe y paso divertido antes de la cima
Los 3 en la cim...
Los 3 en la cima Los 3 en la cima

ver mas fotos en Picasa

Tras 800 m de desnivel hasta la base de la primera aguja, iniciamos el primer largo, por detrás dos cordadas. Si se viene desde Candanchú, lo habitual es hacer otro largo desde el mismo collado, pero el acceso natural desde Aísa te lleva hacia las agujas. La meteo estupenda. La primera aguja -dondestastú- se asciende por una chimenea de III+ con algún clavo y zonas donde colocar friends y es una buena prueba para entonarse para el resto de la jornada. Tras descender unos metros, el segundo largo  se realiza por una placa con suficientes clavos, con buenos apoyos para los pies y aceptables para las manos -IV- y que acaba en una chimenea algo rota. Desde allí, una zona de transición, que realizamos en ensamble, más para llevar las cuerdas, ya que el patio hacia ambas vertientes hace que estés bien atento a donde colocas los pies. Como en tode este tipo de terrenos, lo más importante es asegurarse de la consistencia de la presas y apoyos de manos, que de vez en cuando están sueltos, aunque aparenten lo contrario. Así se llega al rapel, montado como siempre con múltiples cintajos y un maillón. Éste nos deposita en el inicio de la amplia muralla que lleva a la antecima. Inicialmente apenas se ve, y la tendencia natural nos lleva hacia nuestra derecha, cara noreste, por unas terrazas que en un buen trecho las realizamos sin cuerda, hasta que el riesgo de caida y el hallazgo de una reunión de dos clavos nos facilitó asegurar esta zona de travesía que aunque fácil -III+- es muy expuesta. Llegamos a una amplia terraza, con magnificas vistas. Allí muchas reseñas nos indican seguir hacia el norte. Otras han realizado el ascenso por la izquierda. Nosotros vimos a la cordada previa, acceder a la antecima por una chimenea, que obliga a la autoprotección y que finalmente tiene unos pasos de V. Diego aquí se lució. Tras otro tramo de equilibrio, se llega a un destrepe tonto sobre un bloque aislado para llegar con una corta trepada  hasta la cima. Decidimos asegurarlo. Tras unas fotos en la cima y reponer fuerzas, el descenso. Como siempre se hace largo cuando supera los 1.100 m pero la actividad merece la pena sobradamente.

 

Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

Newer news items:

Última actualización el Jueves, 12 de Agosto de 2010 12:32  

Busqueda por propiedades